Noticias

Día del Ingeniero Agrónomo Peruano

Imagen Posted on

Artículo/ Dr. Dennys Silva Valdiviezo/ Docente de la Facultad de Agronomía

El Día del Ingeniero Agrónomo, se celebra en Perú cada 30 de junio, en homenaje a los profesionales que trabajan en el campo junto al agricultor y logran producir los alimentos, que de manera diaria llegan a nuestros platos, y que además, hacen del suelo agrícola su objeto de investigaciones para obtener mayores y mejores cosechas, convirtiéndose muchas veces en médicos para curar tanto al sustrato como al cultivo, en beneficio de las familias peruanas.

La institucionalización de esta fecha por parte del Congreso de la República se hizo mediante Proyecto de Ley N° 3621/2018-CR, del 9 de noviembre 2018, a solicitud del Decano Departamental, CIP Ayacucho, con Oficio N° 363-2018, del 18-10-2018, el cual contiene la Memoria del Congreso Nacional de Ingenieros Agrónomos del Perú, realizado el 29 y 30 de ese mes.

Si bien los fundamentos en los que se sustenta la institucionalización del día del ingeniero agrónomo son atendibles y meritorios, creemos que son insuficientes toda vez que como persona humana su acción trasciende el aspecto material, para alcanzar una dimensión casi divina al lograr sintonizar la vibración de la tierra en armonía con el sentimiento y necesidades alimentarias de la población.

Este nuevo enfoque del ingeniero agrónomo requiere, para empezar, la reevaluación de su conducta tridimensional: individuo-ambiente-sociedad; ello en la intención de comprender qué misión tiene como ciudadano, qué puede hacer como profesional, y de qué manera puede aportar al desarrollo de la sociedad de la cual forma parte y a la que rendirá cuentas de manera inexorable por su desempeño personal y profesional, más aun hoy en nuestro país, cuando a pesar de la pandemia, estamos verificando en todos los sectores productivos  una inversión de valores sin paralelo, en un afán desmedido del individuo por tener en vez de ser, sin importar el costo moral o sobre los recursos naturales.

El ingeniero agrónomo debe tener siempre presente que si bien el avance tecnológico divide a las sociedades en desarrolladas y en vías de desarrollo y aunque la tecnociencia permite mejores formas de producción para el bienestar de todos, no por eso deja de ser una forma de incrementar el patrimonio de aquellos que la poseen. En este contexto, reviste vital importancia revisar los axiomas de trabajo cotidiano del Ing. agrónomo y a mantener una mayor y mejor relación con los agricultores como personas, como ciudadanos. Lo que lleva a considerar con mucho mayor cuidado la introducción de nuevas técnicas y equipos que elevan los costos de producción y aumentan los riesgos de producción, particularmente de los pequeños agricultores.

El ingeniero agrónomo durante la pandemia que azota hoy a la humanidad, debe entenderla no solo como una amenaza; por el contrario, debe aceptarla como una gran oportunidad para cambiar las estructuras mentales, sociales, económicas, interpersonales y profesionales. Es el momento en que el ingeniero agrónomo, como persona y profesionista, empiece a pensar en plural, dejar el “YO” y pasar al “NOSOTROS”, renunciar al “yo tengo más que tú, y sé más”, por el “nosotros tenemos, sabemos y juntos podemos más”. Sin duda, ello implica un gran salto cualitativo que requiere ser asumido como un compromiso libre y voluntario, pues de no ser así, no habrá ley que logre coronar con éxito este propósito.

El agrónomo debe recordar siempre, como dice Sahin, que el amor por los seres humanos que se encuentra en el corazón de la práctica de una profesión y manteniendo todas las personas en armonía es realmente necesario para resolver muchos de los problemas que se tratan en el mundo actual.

Desde un enfoque ético-filosófico, el nuevo modelo de ingeniero agrónomo que nuestro país necesita, requiere la conjunción biunívoca y perfecta de saberes y competencias, de teoría y práctica, de valores y sentimientos, de dignidad y respeto por las personas, a efecto de priorizar el bien común por el interés personal; asumiendo un nuevo pacto social, es decir, un compromiso solidario que conduzca hacia una sociedad más justa y con responsabilidad social, donde desarrolle sus labores profesionales con estricto cumplimiento del marco legal vigente.   

En este sentido, el ingeniero agrónomo debe ser honesto en las relaciones interpersonales con sus jefes, con sus asesorados, con las autoridades, pero no solo con declaraciones líricas, sino con acciones que generen confianza y credibilidad. Ello implica asumir el compromiso invariable e inmarcesible de mantener sus promesas y cumplirlas, ya sea de tipo personal, legal o profesional, no evadir una responsabilidad y adjudicársela a otro para justificar su incumplimiento.

El ingeniero agrónomo debe ser leal y sincero en su quehacer personal y profesional, buscando en todo momento evitar la coacción de terceros para beneficiarlos. Sin duda alguna, esto requiere de una actuación imparcial, justa y no discriminadora, pero con capacidad para reconocer errores y poder enmendarlos si fuere el caso.

De igual modo, el ingeniero agrónomo debe ser competente, diligente en el cumplimiento de sus servicios, toda vez que no solo trata con los recursos naturales, sino también con personas que piensan, sienten, dialogan, que pueden discrepar de sus opiniones y, no por ello, irrespetarlos; hacer esto contribuiría a cerrar puertas que conduzcan a entendimientos y acuerdos. Aceptar a los otros como son, entender que no es dueño de la verdad, sumado a su capacidad profesional, serán atributos que conducirán a este profesional por el camino de la excelencia hasta convertirse en un ejemplo, en un modelo de honestidad, responsabilidad, eficiencia y eficacia, pues hace de la moral y la ética sus valores fundamentales.

El nuevo ingeniero agrónomo debe internalizar el concepto de “agronomismo”, tomando conciencia de su significado que se consolidará cuando los agrónomos tomemos real conocimiento de su esencia, de sus bondades y de su importancia en el desarrollo de la persona, de la finca, del ecosistema y de la sociedad, desarrollando una agricultura racional y sustentable, capaz de lograr la seguridad alimentaria de la humanidad, como producto de sus conocimientos y técnicas transformadores, más no como un regalo de la naturaleza. Ello contribuirá a generar en el agrónomo el sentido de pertenencia, de sentimiento y compromiso con el agro y, sobre todo, con la comunidad, a quienes preserva y defiende con integridad, lealtad, transparencia, responsabilidad y, sobre todo, con la convicción de que forma parte de este este gran ecosistema llamado Tierra.

Lograr este nuevo modelo de ingeniero agrónomo parecería una utopía, un sueño, una quimera; pero si esta propuesta la asumimos con decisión, perseverancia y coraje, entonces se volverá una realidad construida por el hombre para la sociedad. Entonces podremos decir ¡FELIZ DÍA, INGENIERO AGRÓNOMO PERUANO!

Docente Víctor Timaná sostiene que es necesario una agricultura urbana para la seguridad alimentaria

Imagen Posted on

Ing. Víctor Hugo Timaná Paz
Artículo/ Ing. Víctor Hugo Timaná Paz / Docente de la Facultad de Agronomía  – UNP

Difícilmente nos hubiéramos podido imaginar a inicios del año 2020; cuando le dábamos la bienvenida a este nuevo año, augurando paz y prosperidad; que al día de hoy, estemos viviendo a nivel mundial, con la angustia, miedo e incertidumbre por el COVID-19.

Por la conectividad de las personas, este virus empezó a diseminarse rápidamente por todo el mundo y la Organización Mundial de la Salud (OMS), lanzo la alerta de una pandemia. El 16 de marzo, el gobierno Peruano anunció un Decreto Supremo que declaraba Estado de Emergencia Nacional, originando en muchas personas el instinto de supervivencia, conducta donde las personas buscan preservar la vida, la salud y alimentación.

En tal sentido, una de las mayores preocupaciones de las personas, es alimentarse, por lo que tienen que concurrir a los mercados locales, para abastecerse, siendo estos un potencial foco infeccioso, para adquirir el covid-19.

Afortunadamente el virus no bloquea caminos o no es un agente que ataque a los cultivos y los destruya, además los agricultores siguen siendo la gran reserva humana que proveen los productos agrarios.

Sin embargo ante un inminente cambio climático (escasez de agua en varios lugares del mundo, fenómenos extraordinarios), crisis económicas, restricciones en los traslados, fronteras cerradas, debemos estar preparados y desde el punto de vista agrícola, es necesario que en nuestros hogares, podamos adoptar la cultura de la huerta, como lo hacen varios de los países mediterráneos, como Italia y España, donde es muy común observar en los jardines y en los lugares destinados a estos, como los balcones de las casas, la siembra de brócoli, papas, tomates, vainita, pimientos, cebollas, perejil, menta, basilico, perejil, romero y muchos otros cultivos, de acuerdo a la región y la estación del año.

Independientemente del trabajo y/o profesión que tengan las personas, cultivan sus propios alimentos, que complementan y en muchos casos forman parte de su propia canasta familiar, lo que también les ayuda a pasar la cuarentena como actividad de distracción y para la preparación de sus alimentos.

En nuestra región Piura, se presentan las condiciones climáticas para cultivar todo el año una gran variedad de productos, los cuales pueden ser cultivados con consejos y prácticas sencillas en el manejo del agua y del suelo. Las universidades pueden  colaborar con elaborar cartillas técnicas que puedan ser difundidas y por intermedio de instituciones gubernamentales, ONGs y la empresa privada se puede dotar de semillas a familias de escasos recursos económicos, lo que conllevaría a una práctica, para contar con alimentos sanos (principalmente hortalizas) y de calidad, lo que también colaboraría en la no propagación del virus, al permitir que las personas tengan una actividad donde producen alimentos y consecuentemente poder quedarse en casa.

La seguridad alimentaria debe ser una prioridad en las familias, en tal sentido se debe pensar en el desarrollo de la agricultura urbana, con la finalidad de contar con alimentos en nuestro propio espacio, siendo además una actividad para generar integración familiar, educación ambiental, terapia física y mental.

Comprender la situación que estamos viviendo, es esencial para tomar acciones en  lo que debemos hacer, una vez pasada esta situación de aislamiento social, debemos retomar nuestras costumbres, valorizar nuestros productos agrícolas locales y sobre todo una adecuada calidad de vida en la nutrición y alimentación.

Escuela de Posgrado convoca a examen de admisión on line

Imagen Posted on Actualizado enn

La Escuela de Posgrado de la Universidad Nacional de Piura, convoca al examen de admisión on line Agosto – 2020 para los programas de maestrías y doctorados. El examen está programado para el sábado 18 de julio (revisión de expedientes) y el 19 de julio (entrevista).

Las inscripciones vencen el 11 de julio, la matrícula se realizará del 20 al 31 de julio. El inicio de clase está programado para el sábado 08 de agosto

MAESTRÍAS

Requisitos

*Copia de grado de bachiller o título profesional escaneado y recibo de pago por derecho de admisión (s/. 207.40) código 80 – Banco de la Nación o del pago vía Transferencia Interbancaria mediante el código interbancario UNP N° 01863100063104237626.

Vacantes

Gerencia Gubernamental (35), Gerencia Empresarial (35),  Negocios Internacionales y Logística de Exportación (35),  Agricultura sostenible para la exportación (30), Finanzas Empresariales (25), Tributación (25), Auditoría y Control (25), Contabilidad y Gestión Gubernamental (25), Ciencias económicas (30),

Dirección y Gestión de las TICS (40), Ingeniería informática (40), Ingeniería industrial (40), Ingeniería Ambiental y Seguridad Industrial (25),  Ingeniería de petróleo y gas natural (20), Seguridad industrial, Salud ocupacional y relaciones comunitarias (25),

Salud Familiar y Comunitaria (30), Gerencia en salud (30), Salud Materno Infantil (30), Enfermería Integral (30), Terapia Familiar (30), Neuropsicología (30), Salud ocupacional (30), Epidemiología con mención en fármaco epidemiológico epidemologia (30).

Docencia e Investigación (35), Gestión Educativa (35), Psicopedagogía e Inclusión (35), Comunicación social (35), Gerencia Social (40).

Derecho Civil y Comercial (60), Derecho penal (120), Derecho Tributario y Laboral (40),  Criminalística y Ciencias Forenses (20),  Derecho Constitucional y Derechos Humanos (40),  Enseñanza de la matemática (30), Matemática aplicada (30), Ciencias del mar (25), Ingeniería civil (30), Gestión de Riesgos (30), Planificación urbana (25).

DOCTORADOS

Requisitos

Copia del diploma del grado de maestro escaneado y  recibo de pago por derecho de admisión (s/. 300.50) código 79 – Banco de la Nación o del pago vía Transferencia Interbancaria mediante el código interbancario UNP N°  01863100063104237626.

Vacantes:

Ingeniería Industrial (25), Ingeniería de Sistemas (25) , Tecnologías de la Información y Comunicación (25), Matemática (30), Ciencias Ambientales (20), Ciencias de la Educación(35), Ciencias de la Salud (30), Derecho y Ciencias Políticas (30), Ciencias  Económicas (30) , Ciencias Agrarias (30), Contabilidad y Finanzas (25), Ciencias Administrativas: Dirección de empresas (20),

Informes:

Sara Soledad Córdova Godos – scordovag@unp.edu.pe – 969648284
Nicolás Arica Chávez – naricach@unp.edu.pe – 968859273
Candelaria Huertas Sosa – chuertas@unp.edu.pe –  939498575
Juan Guaylupo Rodríguez –  jguaylupor@unp.edu.pe

Del 3 al 11 de julio “Semana de la Educación y el Día de Docente Universitario”

Imagen Posted on

puerta 4

Con un variado programa académico, la Facultad de Ciencias Sociales y Educación de la Universidad Nacional de Piura, celebrará del 3 y el 11 de julio la Semana de la Educación y el Día de Docente Universitario.

Los días 3 y 4 de julio, está programado un ciclo de conferencias internacionales titulado “Educación, retos y propuestas” cuyos objetivos son: abordar la educación desde los retos que presenta la pandemia:  la educación no presencial y la necesidad del trabajo remoto; impulsar la ciudadanía responsable en la lucha contra Covid19; así como internacionalizar la Facultad de Ciencias Sociales y Educación de la UNP. Este evento contará con la participación de académicos provenientes de universidades de Perú, España, México, Chile y Colombia

El lunes 6 en la parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Castilla se realizará la misa de acción de gracias y será  transmitida en vivo. Posteriormente de desarrollará las charla sobre experiencias exitosas de los egresados de la Facultad, de las especialidades de Historia y Geografía, Lengua y Literatura, Educación Inicial, Educación Primaria, Ciencias de la Comunicación.

Para el martes 7 se llevará a cabo el conversatorio ” Evaluación Formadora de la Escuela de Educación Inicial” y la conferencia “Manejo del estrés en época de pandemia”; y el miércoles 08 las docentes de Inicial serán las expositoras de la conferencia “Retos de la Educación Inicial en tiempos de pandemia”.

 Jueves 09  se realizará la conferencia “Mediación de los recursos digitales para la promoción de la lectura en la Escuela”. Mientras que el  viernes 10 se ha programado la conferencia “Los retos de la comunicación en la etapa pos Covid-19” y el conversatorio “Rol de los docentes en tiempos de pandemia y confinamiento”.

Finalmente, el 11 de julio será la premiación del concurso de cuento y poesía “Entre las aulas de nuestra facultad”, la conferencia “Universidad del Siglo XXI” y la clausura de las actividades estará a cargo del Dr. Juan Gabriel Adanaque Zapata, rector de nuestra casa superior de estudios.

El Decano Dr. Manuel Burgos Cabrejos, dijo que con estas actividades se busca presentar retos y propuestas del área de la educación, la integración y capacitación y la internacionalización de la Facultad en Iberoamérica.