Especialista Manuel More afirma “No habrá Niño, pero necesitamos agua para cultivos”

Imagen Posted on

IMG_20200103_121013246

El investigador y experto en física de la atmósfera de la Universidad Nacional de Piura (UNP), Manuel Alejandro More More, explicó que las anomalías atmosféricas que se han venido dando en el norte del país son a consecuencias de las fuertes lluvias que azotan la amazonia y parte sierra del continente.

“La humedad relativa muy alta es arrastrada hasta el litoral peruano ocasionando algunas lluvias a consecuencia de los fuertes vientos continentales el Este. Pero esto no significa que estamos frente a un  fenómeno El Niño este año 2020” expresó More More.

Asimismo dijo que la zona de El Niño 1+2 es la que afecta directamente a nuestro país y parte de Sudamérica, la misma que hasta la fecha se encuentra con anomalías de las temperaturas superficial del agua del mar (tsm) menores a los 0.5 °C.

“Para este año no tendremos la presencia de un Fenómeno El Niño, considerando que los fuertes vientos del Sur y continentales del Este despejan el cielo de toda la región Chala  y enfrían las aguas del litoral” sostuvo el especialista.

Las  pequeñas anomalías positivas de la (tsm) del litoral no son relevantes para  grandes lluvias, pero ayudan en parte a pequeñas o leves lluvias de trasvase porque bajan las presiones atmosféricas. EL Niño necesita anomalías altas como tal.

Manuel More, manifestó que sí bien en la sierra de Piura se vienen dando fuertes lluvias de manera continua, estas son a consecuencia de la baja presiones atmosféricas que existe en la zona y sumado a los fuertes vientos y cambios atmosféricos en la amazonía y sierra peruana y también un  Atlántico muy activo convectivamente.

“La provincia de Huancabamba, Ayabaca y parte sierra, han venido  soportando algunos fenómenos pluviales a consecuencia de las grandes masas de humedad que se desplazan hacia estos puntos a consecuencia de los vientos continentales del Este, creando en ellos un sumidero atmosférico de que en estos momentos aún no son suficientes para activar las cuencas de nuestros ríos Piura, pues como todos los años necesitan de mucha agua para las dos campañas anuales de los agricultores en la Región”, expresó el docente.

More manifestó que las lluvias del año 1983 trajeron dos mil 250 mm de precipitación, mientras que en el año 1997-1998 las fuerte lluvias llegaron a los mil 800 mm de lluvia y con excepción de El Niño costero que fue menor a las anteriores Piura colapsó, refiriéndose a las mejoras en infraestructura que se han venido ejecutando en la ciudad.

“Para este verano esperamos  lluvias leves a moderadas  para poder menguar la sequía que pueda presentarse, no vía Niño porque no lo hay, sino vía trasvase y se espera en  febrero o marzo o tal vez en abril en el mejor  de los escenarios” afirmó.

Cabe mencionar que, si bien la zona Noroeste de EEUU viene pasando por fuertes precipitaciones pluviales, estas hasta la fecha no son relativas para la aparición de un Niño en nuestro país, además que el último informe de Imarpe para Paita nuestra temperatura entre 20 al 22 °C, reafirmando los resultados mostrados por Manuel More.